El debate “constituyente” sobre la neutralidad de la red

por LSGalan –

Federalist papers
Imagen: Federalist Papers

El debate de la neutralidad de la red va a ser apasionante. Holman W. Jenkins destapa en WSJ otra línea argumental que posiblemente muchos no nos habíamos planteado, y hace una contextualización diferente del debate.

El resumen es:

  • El acceso abierto a la banda ancha se basó en el “free riding” de los usuarios de internet dial-up sobre los usuarios del teléfono convencional. AOL se aprovechaba de mantener llamadas telefónicas abiertas usando un volumen desproporcionado de recurso pues sus clientes mantenían su línea telefónica abierta por días o semanas. Este es el modelo que las empresas grandes (con Google a la cabeza) buscan defender haciendo que sus servicios parezcan “gratis” al usuario final
  • El contexto de provisión de acceso a la red se produce en márgenes decrecientes y un juego de suma cero donde unos competidores quitan clientes a otros. Por tanto, que los clientes estén contentos es clave para ellos.
  • En redes móviles, la capacidad está lejos de poder servir para compartir archivos o streaming sin restricciones. Hacen falta grandes inversiones (la propuesta  de Genachowski se refería a la neutralidad en movilidad)
  • Los usuarios conocen esas restricciones, y, progresivamente, se llegará al acceso ilimitado (a medida que la infraestructura crezca).
  • Se trata, por tanto, de proteger al usuario medio de ese 20% de usuarios que genera el 80% del tráfico. La política de precios es el único recurso para gestionar el crecimiento en el volumen del tráfico.
  • Google clama contra estructuras de precio que puedan hacer que el consumidor se lo piense dos veces antes de clicar en un anuncio (Y añado yo: como el resto de soportes publicitarios).
  • Google, como Microsoft, eBay o Yahoo prefieren generar una barrera de entrada a los nuevos plantando sus propios servidores en lugar de pagar por ello a los ISPs.

Y aquí viene el meollo del argumento:

“¿Qué pasaría si una startup intentara competir con google externalizando la gestión de sus datos en las telcos instalando en ellas su infraestructura para servir datos? Sería una situación de win/win para ambas partes (…) ¿Sería esto una violación de la neutralidad de la red? Google, seguramente, diría que sí.”

En definitiva, como hizo AOL, la neutralidad se usa para defender  un status quo, una situación tecnológica concreta, y, visto desde principios muy liberales, obligar a la neutralidad de la red puede frenar, precisamente, las inversiones y el desarrollo en infraestructuras. Podríamos estar ante un intento de defensa de una posición y ciertas barreras de entrada.  La neutralidad es asimétrica, no es real, un jugador nuevo no puede competir en igualdad con los grandes establecidos.

No es una línea argumental que se defienda desde este blog. Se expone aquí porque parece una crítica interesante.

Pero el debate, no se restringe a lo anterior, las líneas argumentales chocan en otros puntos y los propios comentarios al artículo son una interesante colección:

-Los defensores de la neutralidad, básicamente, dicen que no se puede discernir qué bits pasan y cuáles no. Pero con el advenimiento de más y más aplicaciones en tiempo real (vídeo, audio, mensajería como twitter) puede que el ancho de banda no sea un recurso tan escaso como la priorización de paquetes de información. El control del retardo, de la latencia. Puede que ése sea el recurso escaso y los proveedores de contenidos saben que ahí puede llegar su cuello de botella para volver al regazo de los ISP. Si la red fuera neutral, tal vez habría más dificultades para desarrollar ese tipo de servicios más basados en calidad alta de servicio. Y, por otro lado, el café para todos haría más caros servicios que no necesitan tanta calidad.

  • Incluso hay argumentos ecologistas, no se puede crecer en el volumen de datos que se transmite independientemente de su calidad, es antiecológico, por tanto, habría que orientar más a calidad, o, en otras palabras, a discernir cualitativamente, a categorizar.
  • La analogía con el suministro eléctrico, cómo no, surge aquí. La electricidad se cobra en función del volumen para distribuirse por la red, se discierne el uso al que se destina y su volumen.
  • Surge la pregunta de si en el éxito de Internet no está siendo injustamente valorado el papel de los que han puesto la infraestructura tecnológica.
  • Se afirma que la neutralidad, en realidad es anti-neutra porque penaliza los servicios que requieren mayor calidad. Sin priorización, no puede haber garantías de calidad de servicio para ciertos servicios que la requieren.

Una cuestión, en la que los proveedores de contenidos nos jugamos el futuro estratégico, y que, obviamente, seguiremos con interés desde este blog.

NOTA SOBRE LA ILUSTRACIÓN. El apasionado debate que se está encendiendo en relación con la neutralidad de la red es algo así como un debate constituyente de Internet. Como cuando se reabre la soberanía de un país para fijar las reglas del juego. Los artículos que componen la obra que ahora se conoce como Federalist Papers fueron un eje del debate constituyente americano, debate al que nos recuerda la altura que está alcanzando el actual sobre la neutralidad de la red. Merece la pena seguir de cerca a los nuevos Jay, Hamilton y Madison.

————————————————————–

OFF-TOPIC al asunto de la neutralidad, pero lección para el tema de este blog. Espectacular wsj.com consiguiendo:

  1. Que el artículo desate el debate
  2. Una gran calidad en el debate que aporta tanto o más valor que el propio artículo (¿tal vez por restringir el debate a suscriptores?) De tal forma que los comentarios añaden tanto o más valor que el propio artículo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *